La Reforma Universitaria de 1918 influyó decisivamente en la adopción de formas de gobierno democráticas, participativas, colegiadas y pluralistas en las instituciones superiores y la UNL –que es “hija” de este movimiento reformista- hizo suyas las nuevas formas organizativas derivadas de él.

Según el artículo 31° del Estatuto de la Universidad, son órganos de la Universidad: a) La Asamblea Universitaria; b) El Consejo Superior; c) El Rector; d) El Tribunal Universitario; e) El Consejo Social; f) El Consejo de Enseñanza Preuniversitaria.

El gobierno de la Universidad, de acuerdo a lo que indica el mismo artículo, es ejercido por la Asamblea, el Consejo Superior y el rector surgido en elección de la primera.