Emprendedores

Emprender e innovar desde la cultura maker

Martes 29 de agosto de 2017 / Actualizado hace 3 semanas, 3 días

Mi3D e Ideabótica son dos emprendimientos con un objetivo común: estar cerca de la comunidad, promoviendo el movimiento maker a través de ideas creativas que aporten al crecimiento laboral, educativo y de formación en el diseño y en las artes.

Camila Picco, Paola Romano y Carla Tortul son emprendedoras formadas en la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y han participado del Taller de competencias emprendedoras, cátedra electiva que brinda la UNL para todas las carreras. Se encuentran dando sus primeros pasos en el mundo emprendedor y desarrollando una idea que surge con la necesidad de estar cerca de la comunidad, a través de diseños creativos que promuevan nuevas formas de aprender desde lo que se denomina cultura maker.

El movimiento maker es una extensión del “Do it Yourself” o “hágalo usted mismo”, que comenzó con la idea de aprender a través del hacer.  “Lo que se busca es generar espacios desestructurados, donde se puede aprender desde la práctica gestando una cultura que incluye intereses comunes en impresión 3D, electrónica, robótica, y programación, entre otras”, comenta Camila Picco, estudiante de diseño industrial en la Facultad de Arquitectura Diseño y Urbanismo de la UNL.

Ignacio Bringas, coordinador de la carrera de Diseño Industrial de FADU-UNL, explicó que “la cultura maker y el diseño industrial son una sociedad que ha abierto la puerta a muchos emprendimientos innovadores. Creo que en particular se debe a la posibilidad de concretar objetos a muy bajo costo y a través del uso de máquinas de prototipado rápido en su mayoría propias, ya que cada vez son más accesibles y por lo tanto de rápida amortización. Por otro lado, la habilidad de detectar necesidades o nichos de mercado que cubrir, que hace que muchos sean casos exitosos”.

Mi3D

Mi3d es un emprendimiento que ofrece objetos personalizados con valor de diseño realizados en impresión 3D. Asimismo se encuentra comercializando una línea de macetas de diseño de autor.

Camila Picco es estudiante de diseño industrial y emprendedora. Su emprendimiento surge a partir de conocer la impresora 3D durante su carrera, y de la necesidad de dar a conocer el gran potencial de esta herramienta.

Respecto a las posibilidades que ofrece la carrera de Diseño industrial para sus estudiantes, Bringas sostuvo que: “Si bien el Plan de estudios no tiene materias específicas que orienten hacia el emprendedorismo, existe en muchos estudiantes una inclinación hacia ello, que creo en parte puede deberse a requisitos que les plantean algunas materias respecto de construir maquetas o prototipos de sus proyectos. Esto los hace familiarizarse con máquinas, herramientas y procesos y los lleva a la materialización de diversos objetos. Por otro lado, muchos de ellos con inquietudes encuentran en el Gabinete de Emprendedores de la facultad, información y orientación para lograrlo”. Asimismo se suma a la oferta académica las materias optativas para todas las carreras de la UNL; Taller de competencias emprendedoras y Laboratorio para emprendedores, que consisten en un espacio interdisciplinario en el que el estudiante puede conocer, ver y analizar diversas herramientas para la puesta en marcha de ideas-proyectos.

En este sentido, Picco cuenta que comenzó a utilizar esta herramienta en la facultad: “A partir de mi incorporación al centro de informática y diseño, donde contamos con una máquina de prototipado rápido y eso me motivó a seguir explorando el potencial de la máquina”.

El modelado 3D es el proceso de desarrollo de una representación tridimensional de cualquier objeto a través de un software especializado. “Una impresora 3D es una máquina capaz de imprimir figuras en volumen, es decir en tres dimensiones a partir de un diseño modelado en 3D. Hay distintos tipos de tecnología, las más difundida y la que utilizo en Mi3d son las impresoras que trabajan a partir de la materia prima, que es una bobina de filamento de plástico que se va derritiendo con calor y el propio material se añade por capas hasta crear la forma deseada”.

Actualmente se encuentra comercializando una línea de macetas de diseño de autor y forma parte del equipo del proyecto cultural Ideabótica.

Ideabótica

Ideabótica es un proyecto cultural basado en la cultura maker, el diseño y la fabricación de objetos que vinculen tecnologías actuales de información, prototipado rápido, programación, electrónica creativa y energías renovables. Propone el desarrollo de una plataforma creativa y laboratorios de aprendizajes colaborativos.
El objetivo del emprendimiento es construir un espacio donde lo interdisciplinario sea el agregado. “Somos tres mujeres de tres generaciones diferentes y de profesiones muy diversas.  Todas vivimos la incorporación de la era de la información de manera distinta, sin embargo, sentimos que la redes y las tic son un punto común entre nosotras porque es una gran vía para expandir este proyecto”, comenta Carla Tortul, artista visual y gestora cultural.  “Pensamos en un espacio nuevo, que no está planificado ni organizado en Santa Fe, donde lo interdisciplinario sea el valor agregado y nos haga diferentes y únicos” agregó Tortul.

Este emprendimiento tiene el desafío de construir una comunidad de aprendizaje colaborativa, donde se pueda crear desde los aportes individuales que trae cada uno. En este sentido la psicopedagoga del equipo Paola Romano, agrega que “necesitamos comenzar a mirar los intereses de los niños y adolescentes y plantear un espacio más libre, con formato de laboratorio donde se pueda experimentar. Que sea una propuesta atractiva y sostenida en el tiempo para que sea un aporte valioso para nuestra ciudad. Pensamos en un espacio de trabajo que proponga el intercambio de saberes desde la colaboración y el crear juntos; interactuando con la comunidad desde plataformas virtuales o laboratorios de aprendizaje”.

Lo que se viene    

“Estamos generando laboratorios de aprendizajes en espacios culturales de intercambio social y creatividad de la región de Santa Fe. En estos encuentros con formato de laboratorio, brindamos acompañamiento técnicos y conceptual sobre el hacer y la práctica con metodologías colaborativas, en tecnologías de fabricación como la impresora 3D, electrónica creativa y diseño”. La metodología para estos talleres, que tienen tres meses de duración, se plantea desde la generación de un espacio de reflexión, de creatividad e innovación. El objetivo es culminar elaborando algún objeto en impresión 3D, personalizado y único.
Asimismo, Ideabótica participa de un proyecto iberoamericano, y en el mes de septiembre colaborarán en actividades de España a través de plataformas colaborativas.

Agenda