El Puente Colgante



En 1903, el Gobernador santafesino, Dr. Rodolfo Freyre, obtuvo el apoyo de Obras de Salubridad (hoy Obras Sanitarias de la Nación) para construir una toma de agua de colastiné, con el fin de abastecer a la ciudad y mejorar las condiciones de salud de la población.
El proyecto constaba de un puente de madera sobre la Setúbal, fundado sobre pilotes, por cuya parte inferior pasarían los caños del acueducto. Pero cuando las obras se encontraban a punto de culminar, el 13 de junio de 1905, la terrible presión de los embalsados de camalotes, arrasaron el tramo central. Luego hubo otros intentos pero el agua nuevamente negaban concretar los sueños del hombre.
En 1922 un santafesino que administraba Obras Sanitarias de la Nación decide contratar al Ing. Antonio Paitoví para que elaborara un nuevo proyecto. Así nace la idea de construir un puente colgante semirrigido de 3 tramos. A mediados de 1924 se comenzaron los trabajos de construcción de los pilares y anclajes a cargo del Ing. Alberto Monís. La parte metálica se la adjudicó a la Societé des Chantiers et Ateliers de la Gironde de Port a Mousson (Francia), asociada con M. G. Leinekugel le Cocq. En 1925 se terminaron los anclajes y se trajo por agua la estructura metálica construida en Cherburgo.

Finalmente el 28 de abril de 1928 se efectuaron las pruebas de resistencia, y el 8 de junio de ese mismo año, se lo declaró habilitado al servicio público.

Desde entonces, El Puente Colgante, se convirtió en el símbolo característico de la ciudad, el más preciado por sus habitantes.
Pero en septiembre de 1983, para tristeza de los santafesinos, cayó víctima de una de las peores inundaciones que sufriera la ciudad. Desde entonces y durante casi dos décadas, su esqueleto inerte en el lecho de la laguna provocaba melancolía: la población añoraba la imponencia de su silueta sobre el agua y la emoción de cruzarla a través de su huella.
A pesar del desconsuelo ante tan devastadora vista, su valor simbólico continuaba inmune, y las promesas de reconstrucción estimulaban la esperanza de volver a disfrutar de su imagen intacta.



Hasta que al fin, luego de 19 años, su reconstrucción fue un hecho. Y en el año 2003, ya concluída, nos devolvió el orgullo de admirarlo con el esplendor de siempre.




//..  Fotos >> Gentileza GuiaFe | www.guiafe.com.ar


 

Buscar