Cualquier acción tendiente a promover el desarrollo local debe apuntar a estimular la creación de empresas y a la formación de emprendedores capaces de ponerlas en marcha. Es por esto que la Universidad promueve las iniciativas emprendedoras que surgen del ámbito de la comunidad universitaria, como así también en distintos sectores de la sociedad y también propicia -a partir de diferentes herramientas- la conformación, incubación y puesta en marcha de empresas entre alumnos, docentes, investigadores y graduados.  Por intermedio de estas acciones la Universidad asume una actitud activa y transformadora del entorno social del que es parte, buscando aportar al crecimiento de un tejido económico sólido y sustentable, que amplíe las posibilidades de inserción laboral genuina para los distintos segmentos de la comunidad.