Son el conjunto de actividades curriculares realizadas por los alumnos que implican diversos niveles de interacción e intervención en el medio social, cultural y productivo, basadas en la perspectiva de la Educación Experiencial.

El proceso de incorporación curricular comenzó en el año 2007, a partir de una propuesta elevada por los estudiantes al Consejo Superior con el fin de “instaurar condiciones institucionales que favorezcan la incorporación de las prácticas de extensión a las propuestas curriculares de las carreras a manera de profundizar alternativas de formación de profesionales sólidos y fundamentalmente comprometidos con la sociedad” (Res. HCS 274/07)

Desde ese año se inició un camino que implicó la construcción teórica para enmarcar las experiencias; la realización de relevamientos de percepciones de estudiantes y docentes sobre la extensión universitaria; la capacitación de los docentes para abordar el currículo desde una nueva perspectiva y la identificación de espacios que permitan desarrollar nuevas prácticas.


descarga de archivos