Alimentos funcional

Finalizó FoodFIQ: alimentos funcionales de la idea a la aplicación

Martes 1 de octubre de 2019 / Actualizado el miércoles 2 de octubre de 2019

La Escuela de alimentos funcionales: de la idea a la aplicación, se desarrolló del 23 al 26 de septiembre. El evento se enmarcó en las actividades del centenario de la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad Nacional del Litoral.

La Escuela de alimentos funcionales: de la idea a la aplicación se desarrolló del 23 al 26 de septiembre en la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad Nacional del Litoral. En su acto de apertura, que se desarrolló en el Salón de Actos de FIQ, participaron autoridades universitarias, provinciales y docentes-investigadores integrantes del Comité Organizador de FoodFIQ.

FoodFIQ tuvo como objetivos introducir a estudiantes de posgrado, estudiantes avanzados de carreras afines a la temática, docentes-investigadores, profesionales de la industria e interesados en general, a un espectro amplio de temáticas relacionadas al desarrollo de alimentos funcionales. Gabriel Vinderola, docente investigador de nuestra casa de estudios y uno de los organizadores de la escuela, expresó: “Esperamos que este espacio no sea sólo de capacitación, sino de interacción. Ojalá que sea una oportunidad para que puedan conocer lo que hace el otro y llevarse contactos, porque desarrollar alimentos funcionales es una tarea interdisciplinar que implica a bioquímicos, tecnólogos, microbiólogos, nutricionistas, médicos, entre otras disciplinas. Nos interesa promover el contacto de los participantes con el grupo de más de 20 profesionales expertos en cada una de las temáticas a abordar, para la creación de vínculos de trabajo, colaboraciones científicas y académicas”. 

En diálogo con las palabras de Vinderola, Jorge Reinheimer, docente investigador de la FIQ y organizador de la actividad, destacó que “Nuestra facultad siempre ha tratado de acercarse a las industrias. En este caso, hemos tomado el tema de alimentos funcionales, teniendo en mente que los productos lácteos también se pueden funcionalizar más allá de sus versiones tradicionales. Cuando uno trabaja en alimentos funcionales está trabajando para la salud y es en ese marco que nos inscribimos para generar conocimientos”. 

Por su parte, Mariel Pirovani, vicedecana de nuestra casa de estudios, sostuvo que “Esta escuela engalana los 100 años de la FIQ. Históricamente, nuestra facultad dio mucha importancia a los alimentos. La formación de grupos de investigación, como el Instituto de Tecnología de Alimentos (ITA) y el Instituto de Lactología Industrial (INLAIN) son evidencia de ello. FoodFIQ es un espacio de diálogo que permite llevarse, además de los conocimientos y las experiencias de los investigadores, vinculaciones que muchas veces son la clave en el desarrollo de una idea”.

 

Agenda

 

Lo más leído