Nueva Escuela

La UNL apuesta a la formación en política y gestión de la ES

Lunes 26 de noviembre de 2018 / Actualizado hace 3 semanas

A través de la Escuela de Formación en Política y Gestión de la Educación Superior, la UNL apunta a formular propuestas de formación y especialización para el conjunto del sistema universitario. El proyecto se trabaja en conjunto con la SPU.

Con una intensa jornada de trabajo, que incluyó la realización de un taller, la presentación de un libro y un panel sobre el futuro de la educación superior en Argentina en el contexto regional, la Universidad Nacional del Litoral presentó el proyecto de una Escuela de Formación en Política y Gestión de la Educación Superior.

La iniciativa busca contribuir a la formación de dirigentes con alto nivel y capacidad de gestión para el diseño, implementación y evaluación de políticas de educación superior, desde una perspectiva reformista y latinoamericana, destinadas al conjunto del sistema universitario argentino. Esta propuesta fue aprobada en la última sesión de octubre del Consejo Superior de la UNL; y cuenta con el apoyo político y financiero, comprometido por la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU), a través de la resolución N° 10/18.

La idea, explicó el rector Enrique Mammarella, “se trabajó desde el inicio de esta gestión, contemplando la necesidad de contar con funcionarios y gestores que puedan entender la realidad del sistema universitario y piensen en cómo dar respuesta a los desafíos del mañana”.

En esa línea, contó que se había presentado el proyecto a la SPU, y con el aval de la cartera nacional “empezamos a trabajar con otras universidades para que sea un proyecto colaborativo, en el que podamos poner en valor todo el conocimiento que tiene el sistema universitario en esta materia”.

“Queremos llegar al centenario de la UNL con una Universidad diferente, pensando en el territorio, en liderar política y socialmente la región, y esta Escuela es parte de ese proceso”, sostuvo Mammarella.

 

Con espíritu reformista

Por su parte, el secretario de Políticas Universitarias, Pablo Domenichini, valoró el trabajo conjunto con la UNL en el marco de este proyecto, ya que “estos espacios de debate nos van a dar la posibilidad de pensar, analizar y construir políticas públicas para el sistema educativo, y en particular del nivel universitario, pero que va a estar abierto a todos los actores del sistema”.

El funcionario nacional se refirió al valor simbólico que dan el centenario de la Reforma Universitaria y los casi 100 años de la UNL, al lanzamiento de la Escuela: “los conceptos de autonomía, cogobierno, libertad de cátedra, la extensión y la transferencia del conocimiento como un pilar fundamental, además de la investigación y la formación de profesionales; los heredamos de la Reforma; y son los que marcan también la discusión dentro de esta nueva Escuela, y la necesidad de repensarlos hoy”.

“La UNL es una Universidad con la que venimos trabajando muy de cerca, llevando adelante proyectos en común; y que además es referencia en varios temas para el resto del sistema universitario”, dijo luego Domenichini, y aseguró que “es una Universidad que todavía tiene mucho para aportar al desarrollo estratégico del país”.

 

Un espacio necesario

Para la rectora de la Universidad Nacional del Nordeste, Delfina Veirabé, “esta Escuela es un aporte muy importante para el sistema universitario”. Como conductora de la UNNE, consideró “fundamental crear un espacio para la formación de políticos universitarios, que nos permita entender cómo gestionar en la complejidad que involucran hoy nuestras instituciones, fuertemente ligadas con la consolidación de los procesos democráticos, con la formación dirigencial y el desarrollo que necesitamos generar para disminuir los enormes desequilibrios y asimetrías que tenemos como país y como región”.

Desde su perspectiva, la Dra. Mónica Marquina, autora del libro “La Educación Superior Universitaria Argentina. Situación actual en el contexto regional”, consideró que era necesaria una propuesta como la de la Escuela, ya que “necesitamos formar funcionarios universitarios y de la educación superior para el futuro, teniendo en cuenta que cada cuatro años esas autoridades se rotan por la dinámica que tiene la política universitaria y por eso tiene que haber un lugar donde se plantee una formación cómo la que lanza hoy la UNL”. En esa línea, valoró que la formación incorpore la perspectiva que da el reformismo, valorando “la autonomía, el cogobierno, la libertad de pensamiento crítica y la formación de calidad”.

 

Perfil y áreas temáticas

El trabajo en red será clave en la Escuela de Formación en Política y Gestión, por lo que el proyecto apuesta a establecer “acuerdos con redes, universidades e institutos de la región para el fortalecimiento institucional, reconocimientos y movilidad académica, mayor aprovechamiento de las propuestas y desarrollo académico en las ofertas de grado y posgrado para la formación en política y gestión de la educación superior. En este sentido, el acompañamiento y el trabajo mancomunado con las universidades de la región son vitales”, como se menciona en un documento preliminar que perfila la Escuela. En ese material se anticipa el desarrollo de carreras y cursos de posgrado, con modalidad semipresencial y/o a distancia, en contenidos como Educación Superior, Organización de la Universidad y Gobierno Universitario, Desarrollo Universitario; Ciencia, Tecnología e Innovación; Política y gestión académica; Misión Social; Políticas y Gestión; Internacionalización; Bienestar Universitario y Comunicación estratégica.

 

Antecedentes

Entre otros aportes que ha hecho históricamente la UNL a mejorar los estándares académicos e institucionales, se destacan como antecedentes la capacitación permanente de sus equipos de trabajo, en instancias nacionales e internacionales; el Programa UNIGESTION, coorganizado con las Universidades de Rosario, Entre Ríos y Buenos Aires; y el sistema de autoevaluación institucional, que permite periódicamente repensar los modos de funcionamiento.

En este sentido, el documento citado anteriormente recuerda que “cada gestión se fue desarrollando sobre la base de la anterior, recuperando la historia, pensando crítica acerca del futuro deseado y trabajando para lograr los objetivos planteados. Así, hay líneas de gestión en la UNL que tienen más de 30 años, con resultados e impactos muy importantes, tanto para la academia como en la región de la que forma parte”.

Agenda