Entrega de premios

Premios a las mejores tesinas de Biotecnología 2017

Jueves 23 de noviembre de 2017 / Actualizado hace 3 semanas, 3 días

La Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva otorgaron $ 80.000 en premios, destinados a continuar con el desarrollo de los proyectos.

Se entregaron los premios “Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva – Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas (FBCB) de la UNL a las mejores tesinas de la carrera de Licenciatura en Biotecnología”, edición 2017. La beneficiaria del primer premio fue Luz María Peverengo, mientras que las menciones especiales fueron para Victoria María Guzmán y Ana Paula Cislaghi.

El acto de entrega de premios se desarrolló en la Sala de Consejo Directivo de la FBCB y fue presidido por el rector de la UNL, Miguel Irigoyen; el decano de la Facultad, Javier Lottersberger, y el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Eduardo Matozo.

“Este premio se entrega por séptimo año consecutivo y por segundo año junto al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación productiva de la Provincia. Es un reconocimiento al desarrollo, al trabajo realizado tanto para el joven investigador como para el equipo de trabajo que los alberga porque es un premio en dinero compartido. Es una satisfacción ver que otras facultades como los institutos de doble dependencia, laboratorios y empresas privadas abren sus espacios para que los estudiantes puedan hacer su tesina de grado, esto demuestra la interacción que tiene la Biotecnología en muchas áreas de conocimiento y también el aporte en calidad humana que aportan nuestros investigaciones en sus intervenciones”, expresó Lottesrberger.

Por su parte, Irigoyen destacó “la labor de las alumnas que reciben este merecido reconocimiento. Las tesinas significan el cierre de una carrera de grado, una instancia que tiene fines académicos. Pensar que en este contexto se trabaje con tanta creatividad y libertad para encontrar determinados problemas y buscar soluciones concretas es muy valioso e importante, como así también el hecho de tener utilidad en el sistema productivo de la región”.

Para finalizar, Matozo afirmó que “hemos priorizado dos áreas con respecto al desarrollo del capital humano en la provincia: una es la ingeniería, que apoyamos con la implementación del Programa Ingenieros, y la otra es la biotecnología, a la que apostamos con acciones concretas como este reconocimiento, la convocatoria bianual para emprendedores biotecnológicos y las múltiples actividades que realizamos a lo largo del año, como el Foro de Innovación o el Simposio-Taller de Bioeconomía de la Región Centro. Con estas acciones queremos fomentar que la biotecnología es la economía del futuro, no solo para Santa Fe sino también para el resto del país”.


 
Reconocimiento al esfuerzo

El trabajo de tesina de Peverengo, quién recibió el primer premio por una suma de $ 40.000, se trata sobre la “Obtención y evaluación de un nuevo antígeno recombinante para el diagnóstico de la enfermedad de Chagas y su aplicación en ensayos de inmunoaglutinación”, desarrollado en el Laboratorio de Tecnología Inmunológica de la FBCB junto al Grupo de Polímeros y Reactores de Polimerización del INTEC.

“El chagas es una enfermedad endémica, que actualmente necesita técnicas de detección ágiles. Este antígeno recombinante puede utilizarse en plataformas de inmunoaglutinación, que permite su detección en campo, sin necesidad de un laboratorio y de especialistas para que desarrollar el diagnóstico. La investigación tuvo resultados prometedores y tenemos planes de seguir trabajando en esto”, explicó María Luz y continuo: “es importante destacar que todo comenzó con un incentivo que recibió el Laboratorio también por un premio a mejor tesina, a partir del cual se pudo adquirir un gen sintético que permitió el progreso de mi investigación. La entrega de este premio es muy importante, estoy muy contenta y agradecida por este reconocimiento”.

Por su parte, Guzmán recibió la primera mención que consta de $ 20.000, por su trabajo “Biodegradación de hidrocarburos livianos empleando bacterias aisladas de suelos contaminados de la región” que se realizó junto a la Cátedra de Microbiología y Biotecnología de la FBCB, el Departamento de Ingeniería en Alimentos de la FIQ, y el Instituto de Desarrollo Tecnológico para la Industria Química del INTEC. “Es un trabajo que tuvimos que encarar desde cero con el Laboratorio ya que no existía ninguna investigación al respecto, por lo que nos tomó casi dos años. Desarrollamos algo innovador sobre tecnología verde, trabajamos con suelos contaminados con petróleo, es decir con hidrocarburos livianos y los descontaminamos utilizando bacterias. Para eso tomamos muestras de diferentes suelos agrícolas de Santa Fe contaminados por las maquinarias, hicimos un proceso in vitro y logramos tener un porcentaje de eficiencia muy alto. El trabajo fue muy completo y obtuvimos muy buenos resultados que esperamos seguir desarrollando” detalló la joven investigadora. Y prosiguió: “nuestro objetivo es publicar los resultados en un paper para que permita que otras personas continúen con el trabajo de investigación en distintos lugares de la Argentina”.

Por último, Cislaghi fue beneficiada con la segunda mención por $ 20.000. Abocó su tesina al tema “Desarrollo y aplicación de una técnica ELISA-PCR para la detección de Mycobacterium Bovis en muestras bovinas”, que se realizó en el Laboratorio de Sensores y Biosensores de la FBCB y el Laboratorio de Investigación y Diagnóstico Agropecuario del Ministerio de la Producción de la Provincia de Santa Fe.

“El Mycobacterium Bovis es el agente causal de la tuberculosis en los bovinos, la idea de nuestro desarrollo es poder realizar un método de screening en los tambos de la Provincia para detectar animales infectados con un método mucho más rápido. Hoy en día se realiza la prueba de la tuberculina que, si bien es buena, presenta ciertas dificultades al tener que hacerse animal por animal, lo que conlleva muchísimo tiempo y esfuerzo. Nuestra idea es que con esta nueva técnica se pueda agilizar la identificación de los tambos afectados y a partir de esto en ellos sí realizar la prueba de la tuberculina para poder tomar las medidas y recaudos necesarios, ya que se trata de un problema que afecta a la producción y produce la pérdida de millones de dólares”, expresó y puntualizó: “la idea está todavía en la parte final del proceso de desarrollo y queremos lograr a un biosensor para poder llevarlo a campo sin necesidad de trasladar las muestras al Laboratorio. Tenemos un largo camino por delante pero esperamos que con este apoyo podamos llevarlo a cabo”.

 

Agenda