Vinculación

Capacitaciones en Expresiva: un año atípico pero a puro aprendizaje

Miércoles 23 de diciembre de 2020 / Actualizado hace 2 semanas, 3 días

Se trató de encuentros intensivos virtuales adaptados a las nuevas necesidades que emergieron este año. Se sumó también la particularidad de que titulares de emprendimientos incubados fueron parte de los docentes.

Como parte del proceso de crecimiento del emprendimiento, los proyectos de base cultural seleccionados en la pasada convocatoria de la incubadora Expresiva, transitaron el ciclo de capacitaciones que ofrece la incubadora. De estas instancias, participaron 30 emprendimientos.

El rubro del emprendedorismo cultural fue uno de los más golpeados por la pandemia del COVID 19. Sin embargo, Expresiva continuó brindando el apoyo y respaldo de siempre, actualizando su grilla de capacitaciones a las necesidades que surgieron de la nueva coyuntura y asegurando que los emprendimientos miembro puedan aprovechar al máximo del asesoramiento y capacitación ofrecida por especialistas de la Universidad Nacional del Litoral y el Gobierno de la ciudad de Santa Fe. 

Algunas de las distintas temáticas que se abordaron fueron: estrategias de ventas; introducción a la función poética y emocional de una marca; cápsula de diseño - familia de productos; cuarto impacto y regeneración; packaging; herramientas digitales, redes sociales y tiendas virtuales; asociatividad para la exportación; finanzas y líneas de financiamiento.

Se trató de un proceso dinámico diseñado exclusivamente para el público emprendedor en el que se contemplaron diversas áreas de este particular universo y brindaron las herramientas necesarias para que, rápidamente, cada participante pueda validar su idea de negocio.

Aprender para poder enseñar

Uno de los talleres propuestos este año tuvo la particularidad de ser dictado por dos emprendedoras egresadas de Expresiva. Se trata de Gilda Rossi (del emprendimiento Ferita) y Judith Savino (del emprendimiento Conbarro), quienes compartieron sus conocimientos sobre la función poética y emocional de la marca y sus correlatos a nivel del producto o servicio, como estrategias significativas aplicables al branding corporativo.

“La función poética es un artificio, una circunstancia artificial creada para poder contar la identidad de una marca. El tono emocional, implica el modo en el que se ensamblan las relaciones afectivas entre una marca y su consumidor. Tanto la función poética como la emocional, permiten pensar la brand essence de una marca como una circunstancia a la que se le quitan los velos y los rótulos para hallar y simbolizar su propia esencia fundante. Estas dimensiones juegan con la parte invisible de la marca: los significados de aquello que sí puede verse” explica Savino, sobre la importancia de la función poética en la creación de una marca.

Respecto a la “inversión de roles” y su nueva posición de capacitadora, comentó: “Cuando desde Expresiva nos propusieron desarrollar esta capacitación, tanto Gilda Rossi, titular de Ferita y mi colega en la formación- como yo, sentimos que era una oportunidad para poner en valor toda esa transformación que había operado en nuestros emprendimientos y en nosotras como destinatarias de la incubadora. Sabíamos cómo se siente la búsqueda que cada uno de los destinatarios estaba realizando, esas respuestas que muchas veces se demoran pero que están ahí, a la vuelta de alguna lectura o del análisis de algún caso puntual con el que podamos identificarnos”.

Además, compartió cómo fue el proceso de selección de contenidos a abordar y la importancia de haber estado del ‘otro lado’ del intercambio, desempeñando su rol de alumna:  “Todo el tiempo, durante el armado de los contenidos, nos pensábamos ocupando los dos lugares, de emisoras y de receptoras de los temas a desarrollar, sabiendo que un emprendimiento de base cultural, siempre demanda un plus, un giro, un nivel más, por su propia especificidad simbólica y por el hecho de tener su raíz en la cultura misma. Fue una gran responsabilidad y un gran placer desarrollar esta formación, y nos llevamos mucho más de lo que ofrecimos para compartir. Y creo que en el fondo sabíamos que sería así, por eso desde el principio nos propusimos disfrutarlo”, afirmó Savino.

Por último, la emprendedora compartió su experiencia siendo parte de la incubadora, y el impacto que esta tuvo en el proceso de fortalecimiento de su marca: “Conbarro es un emprendimiento que le debe su consolidación a Expresiva. Antes de pasar por la incubadora no me resultaba posible proyectarlo en el tiempo, ni generar estrategias o fijar un rumbo coherente. Sentía que tenía varias ideas deshilvanadas que nunca constituían un todo. Me faltaba cohesión y desaprovechaba las oportunidades que se me iban presentando. Expresiva me ordenó y esa circunstancia me proporcionó seguridad. Todo lo demás fue fluyendo naturalmente, apareció la perspectiva, el enfoque, y todo aquello que en algún momento parecía una maraña compleja, fue ocupando un lugar y un tiempo para ser. Es importante poder disfrutar de los procesos que nos constituyen como emprendedores, de lo contrario no tendría sentido emprender, y Expresiva fue mi puerta hacia ese lugar de consolidación del deseo, de la idea materializada, cumplida, y del contacto con el destinatario/cliente que en algún tiempo parecía una categoría abstracta”.

Agenda