Centenario

Se aprobó la Evaluación del PDI 2010-2019

Jueves 19 de diciembre de 2019 / Actualizado hace 1semana

El Consejo Superior aprobó el Documento de Evaluación del PDI 2010-2019, elaborado por la Secretaría de Planeamiento Institucional y Académico.

El Consejo Superior de la UNL aprobó en su sesión del 14 de noviembre el documento que evalúa los diez años del Plan de Desarrollo Institucional 2010-2019. 

La directora de Planeamiento y Evaluación Institucional de la UNL, Natalia Diaz, señaló que “se cerró un proceso de un año en el que se conformó el Programa de Análisis y Proyección del Planeamiento del cual participaron las secretarías de Planeamiento Institucional y Académico, General y de Desarrollo Institucional e Internacionalización. A la par se abrieron dispositivos de consulta destinados a la comunidad universitaria con la implementación de foros digitales, se concretaron mesas de discusión y se creó una Comisión ad hoc en el marco del Consejo Superior integrada por decanos, estudiantes, no docentes y docentes, que se reunió en tres ocasiones con el objetivo de hacer un seguimiento de las tareas que se iban desarrollando”.

“Este documento, que es el puntapié para la elaboración del nuevo Plan 100+10 (2020-2029), está compuesto por dos partes: una en la que se evaluaron las tareas y la estrategia desplegada por la Dirección de Planeamiento y Evaluación Institucional, con las cuestiones metodológicas del desarrollo del Proyectos y Acciones (PyA) puestos en marcha en las tres etapas del PDI; un análisis de funcionamiento de los diez Núcleos de Planeamiento y las valoraciones de la comunidad universitaria sobre la lógica del PDI: la implementación de un planeamiento para el desarrollo y la innovación, sus ventajas y dificultades, generación de capacidades, distribución y uso del financiamiento, diseño de los PyA. En la segunda parte del informe se encuentra un análisis sobre los logros y desafíos pendientes a diez años de la conformación de equipos de planeamiento y la implementación de los proyectos a partir de una organización en las tres Líneas de Orientación Principal”, detalló Natalia Diaz.

 

Hacia el nuevo Plan 100+10

La directora de Planeamiento y Evaluación Institucional afirmó que los ítems sobre las cuestiones pendientes que darán impulso al nuevo Plan Institucional 100+10 (2020-2029) se basaron en el relevamiento de resultados de los proyectos puestos en marcha durante las tres etapas, las recomendaciones de la CONEAU a partir de la última evaluación institucional y las consultas a la comunidad universitaria.

“Algunos de los temas pendientes para pensar el nuevo planeamiento de la Universidad es definir si elaboramos un planeamiento estratégico o seguimos con un planeamiento para el desarrollo; de qué manera se genera una mayor vinculación entre planeamiento y presupuesto; un reajuste y mejora del sistema informático de seguimiento del plan a través del establecimiento de metas institucionales y una nueva lógica de formularios más flexibles”, explicó Natalia Diaz.

En cuanto a los desarrollos que se produjeron durante los últimos 10 años en la Línea de Orientación Principal I -Construcción legítima de autoridad y asignación de recursos-, se puntualizó que “se discutió un nuevo estatuto para la Universidad que se aprobó en el año 2012, se avanzó en la modernización de procesos administrativos y de auditoría interna, se sostuvo con una gran participación de toda la comunidad universitaria la tercera evaluación institucional entre 2015 y 2016, se creó el plan maestro de infraestructura poniendo énfasis en un esquema consolidado de higiene y la seguridad para todos los edificios y laboratorios, así como también se produjo un fuerte trabajo de construcción de la identidad UNL y la comunicación interna”. 

Respecto a la Línea de Orientación Principal II -Alta calidad en enseñanza, investigación y extensión del conocimiento-, la directora de Planeamiento y Evaluación Institucional especificó que “uno de los asuntos a resaltar tiene que ver con la implementación de nuevas modalidades para el ingreso UNL y la articulación con la educación secundaria; la creación del Consejo de Enseñanza Preuniversitaria capaz de ofrecer canales de acuerdos para el crecimiento de ese sistema de enseñanza; el fortalecimiento del posgrado y del Programa de Formación Docente. Asimismo pudimos evaluar los alcances de las políticas desplegadas en materia académica con la diversificación de la oferta de carreras de pregrado y grado y la acreditación por CONEAU del sistema de educación a distancia UNL Virtual. Se analizaron las políticas de extensión en la que se destaca la puesta en marcha de los proyectos de educación experiencial; también la importancia que tuvo la evaluación de las políticas de investigación y la generación de un plan de mejoras identificando áreas de vacancias las cuales se fueron atendiendo con convocatorias específicas; y, finalmente, el gran despliegue de acciones en el ámbito del bienestar universitario a través del desarrollo de los deportes, el centro de salud, la inclusión educativa, actividades para adultos mayores y las becas Pablo Vrillaud”.

Sobre la Línea de Orientación Principal III -Cooperación prioritaria con la innovación en el entorno y conexión con una amplia red de internacionalización-, “se logró un gran avance de los procesos de internacionalización a través de la ampliación de la movilidad de docentes y estudiantes y el sostenimiento de redes y convenios internacionales; se produjo un proceso de valorización de conocimientos y tecnologías que acrecentó la transferencia, el emprendedorismo y la relación con los graduados; en materia territorial se inauguró el edificio del Centro Universitario Reconquista Avellaneda, se fortalecieron las funciones sustantivas en el Centro Universitario Gálvez y se creó la Sede UNL Rafaela Sunchales; se afirmaron los medios de comunicación universitarios y comenzaron a articular acciones a partir de la construcción del edificio ETICA”. 

Finalmente, Natalia Diaz remarcó la importancia de retomar las fortalezas institucionales y los asuntos pendientes para “generar procesos de coordinación solidaria y cooperativa entre los actores tanto internos como externos con los que se vincula la universidad. Si bien la UNL en los últimos 20 años ha promovido un gran aprendizaje institucional sobre planeamiento y evaluación, tenemos un enorme trabajo entre manos. La aprobación por parte del Consejo Superior del Informe de Evaluación del PDI UNL 2010-2019 impulsa a toda la comunidad universitaria a pensar el nuevo Plan 100+10”.

 

Agenda