Vinculación

Con foco en la innovación: la UNL celebró 30 años del Cetri Litoral

Martes 14 de mayo de 2024 / Actualizado hace 1 semana, 6 días

El Cetri Litoral de la UNL cumplió 30 años vinculando las capacidades y resultados de investigación con las demandas del ámbito socio productivo, generando soluciones con impacto significativo en el territorio. Lo festejó con un acto y un conversatorio.

La Universidad Nacional del Litoral (UNL) conmemora este año los 30 años de la puesta en marcha del Centro para la Transferencia de los resultados de la Investigación (Cetri Litoral) y lo celebró en un acto conmemorativo llevado a cabo este lunes 13 de mayo en el Paraninfo de la UNL.

El acto convocó a autoridades de la UNL, integrantes de la secretaría de Vinculación Tecnológica e Innovación, representantes de los gobiernos provincial de Santa Fe y Entre Ríos, autoridades municipales, legisladores provinciales, referentes de organismos provinciales y nacionales de ciencia, tecnología e innovación y actores del sistema socioproductivo, 

El rector de la UNL, Enrique Mammarella, hizo entrega de una placa en reconocimiento al Cetri Litoral por tres décadas de compromiso con su misión institucional al secretario de Vinculación Tecnológica e Innovación de la UNL, Javier Lottersberger y al director del Cetri, Ulises Rossin. Asimismo, se reconoció a los profesionales que han sido directores y, por ello, protagonistas de su recorrido: Eduardo Matozo, Miguel Islas, Marcelo Rossmini, Daniel Scacchi, y Christian Nemichenitzer; y a Mercedes Giets, la primera integrante no docente, por su dedicación a este espacio y en su nombre, a todo el personal de dicho organismo.

Con sentidas palabras, el rector compartió con los presentes el recorrido histórico que llevó a la creación y puesta en marcha del CETRI, pasando por los principales momentos y decisiones políticas e institucionales que dieron nacimiento al organismo. Destacó la gestión del ex rector Mario Barletta, cuando previamente, en ocasión de estar al frente de la secretaria de Ciencia y Técnica, comenzó a idear la transformación de los servicios y la creación del Centro: “La decisión fue que se trazara una política de Estado y que imprimiera la diferencia. Ese es el compromiso de muchos de los programas de la UNL, que marcan una política pública en la Universidad Nacional del Litoral, que no se trata de políticas de gobierno, sino que los trasciende.  El gobierno de la UNL, a través de los claustros, piensa estratégicamente en futuro y en consolidar experiencias”. Y agregó que “30 años después podemos mostrar orgullosamente continuidad, crecimiento permanente y una política única y distintiva en nuestro país, que ha seguido dando frutos a través del Parque Tecnológico del Litoral Centro (PTLC), de la Aceleradora Litoral y que seguirá teniendo eslabones para continuar tejiendo ese entramado UNL junto a todas las instituciones presentes y con las que quieran trabajar con nosotros, porque eso es lo más importante: somos una Universidad en el territorio, comprometida, pensada para dar respuestas a la región del Litoral y que está dispuesta siempre a ir por más”.

Cabe señalar que el acto contó con la declaración de Interés por parte del Concejo Municipal y de las Honorables Cámaras de Diputados y Senadores de la provincia de Santa Fe. Además, instituciones y entidades gubernamentales, del sector socio productivo nacional y regional, vinculadas a la labor de la dependencia y partners en proyectos conjuntos, hicieron llegar sus salutaciones, entre ellas, el Banco Credicoop y la Unión Industrial de Santa Fe, quienes hicieron entrega de sendas placas conmemorativas.

30 años de compromiso con la transferencia al medio

La puesta en marcha del Cetri Litoral, en la década de los 90, es uno de los capítulos centrales en la historia de compromisos de la Universidad con la transferencia y la vinculación, en un contexto en el que la vinculación tecnológica implicaba un desafío lejano para las Universidades Nacionales. En tal sentido, significó la generación de un espacio que acortó las distancias y acercó a los sectores científico tecnológico y socio productivo, haciendo posible su encuentro. El Cetri Litoral está orientado a la búsqueda e implementación de nuevos caminos para que los grupos de investigación de la Universidad puedan relacionarse con el sector productivo y social en pos de contribuir a la detección de necesidades y resolución de problemas.

Como resultado de 30 años de trabajo, la UNL ha gestionado más de 700 proyectos de vinculación tecnológica por año: ya sean por servicios tecnológicos desarrollados con empresas para la innovación y modernización o trabajos de la propia universidad, muchos con financiamiento gestionado desde esta oficina; y 217 patentes presentadas en 18 países. Se destacan un gran número de emprendimientos y empresas que se han puesto en marcha con el acompañamiento de los diferentes programas, lo que significa más empleo regional y mayor respuesta a las necesidades sociales; y alrededor de 100 capacitaciones impartidas por año. Esto es resultado de políticas y acciones que se iniciaron hace muchos años y se continuaron, potenciaron y desarrollaron hasta la fecha, en un esfuerzo que involucra a todas las Unidades Académicas y los Institutos de Investigación.

Una invitación a conversar sobre vinculación tecnológica, innovación y desarrollo

El aniversario del CETRI Litoral constituyó una ocasión propicia para reflexionar en clave de la vinculación tecnológica, la innovación y el desarrollo, a partir de las experiencias y aportes de representantes de los sectores científico tecnológico, productivo y Estado. Ellos fueron Diego Esborraz, director de Over SRL; Francisco Tibaldo, socio fundador de Ingeap SAS; Cristian Chiavassa, vice presidente de Chiavassa SA y Gustavo Puccini, ministro de Desarrollo Productivo de la provincia de Santa Fe.

Entre los principales temas, se abordaron la concepción estratégica de las empresas, los principales problemas y desafíos al desarrollar los complejos procesos vinculados a la innovación, la gestión de la propiedad intelectual, las posibilidades de obtención de fondos para solventar estas actividades, los mecanismos que dinamizan la interacción entre los distintos actores involucrados y la relación con la gestión pública. Asimismo, brindaron pautas para pensar los impactos y las nuevas oportunidades que se vislumbran a futuro.
Acerca de cómo ha sido la vinculación con el Cetri y el significado de ser innovadores, Diego Esborraz, titular de OVER, una empresa especializada en la producción, comercialización y distribución de productos de alta calidad para uso en medicina veterinaria, inscripta en un sector dinámico y donde innovar es clave, destacó: “Para nosotros innovar es una tradición, siempre fue poner el futuro en la agenda del día a día o en el presente y es una estrategia para generar valor y subsistir a largo plazo. Con el Cetri hemos trabajado en muchos proyectos como la generación de antibióticos de larga duración y única aplicación, hemos generado antiparasitarios para gatos que traten parásitos internos, pero de aplicación externa, entre otros. En OVER tenemos asignado una parte de la facturación para la inversión en I+D”.
Por su parte, Francisco Tibaldo, definió a la innovación en una empresa que brinda servicios tecnológicos vinculados a captura, análisis y gestión de datos espaciales, como la génesis de ésta y puso en valor desarrollos formulados en conjunto con esta oficina de la UNL “que van desde captura de información, a través de imágenes satelitales y de radar, hasta la evaluación de la estabilidad de un alud para un dique de cola de una minera. Los procesos de innovación son indispensables para la subsistencia, en nuestro rubro de economía del conocimiento. Estar incubados desde el 2019 en el PTLC nos permite el acceso directo al ecosistema científico tecnológico y una cartera de oportunidades de desarrollo”, afirmó. “Es tan amplia la cantidad y calidad de programas que tiene la Universidad, que participar de ese ecosistema nos permite no sólo innovar en nuestro ámbito de trabajo, sino tener marcadas algunas líneas y proyectos en las cuales, ya sea en el presente o en el futuro, nos gustaría incursionar. No sólo constituye un gran desafío sino una gran oportunidad para empresas pyme como la nuestra, tener llegada a semejante nivel de conocimiento y calidad de investigación”, enfatizó.
La innovación no es un proceso que se dé naturalmente, por el contrario, requiere ser gestionada, a partir de coordinar y facilitar la interacción entre el sistema científico, el sector productivo y el estado para fomentar el desarrollo tecnológico y la creación de valor económico y social. La universidad entiende que tiene la posibilidad de desarrollar un rol activo en la gestión de la innovación, porque no es un proceso que se da naturalmente, es difícil y costoso. Por eso la política sostenida de tener una estructura dedicada a gestionar la innovación. Respecto a los desafíos de la gestión de la innovación y el desarrollo de procesos complejos, Puccini, en su calidad de ministro de Desarrollo Productivo de la provincia de Santa Fe reflexionó: “La ciencia tiene que ayudarnos a hacer territorio y a su vez tenemos que territorializar mucho más la ciencia para fortalecer nuestros sistemas productivos, porque a cualquier producción primaria que le pongamos valor, puede generar trabajo a los jóvenes en su lugar de origen. La innovación es clave y el proceso de gestión, de trabajo en la innovación es en red, es con las universidades, es un trabajo institucional con los polos tecnológicos, que es la única manera”, y dejó expresado el compromiso de que “todos los programas de desarrollo productivo que el Ministerio pueda llevar adelante tienen que si o si, de manera exclusiva, llevar el sello del acompañamiento de todo el sector académico y científico porque esa es la forma en que lo entendemos. Estar presente en este aniversario del Cetri Litoral es no solamente compartir este momento, sino también sellar el compromiso de trabajo para los próximos cuatro años”.
La experiencia de gestión indica que los procesos de innovación se ejecutan entre diversos actores - estado, academia, sector productivo - y éstos requieren de mecanismos que dinamicen esa interacción. En el caso de empresa Chiavassa SA, la innovación le ha permitido constituirse como referente en un sector tradicional y facilitar el camino a otras. En ese sentido y considerando la importancia de optimizar los procesos de gestión de la innovación, Cristian Chiavassa destacó el valor del dialogo frecuente en el que se ponga en común, desde la Universidad las capacidades con las que cuentan para solucionar ciertos problemas, y desde la empresa, tratar de leer el escenario complejo del sector en el que nos enmarcamos, de acá para adelante. “Por ejemplo, el residuo de antibiótico no tenía prioridad o el bienestar animal no estaba hasta hace un tiempo en el foco de mis clientes y hoy es el principal motivo por el cual me van a dar la licencia para producir, o no, alimentos.  Tenemos que construir de manera conjunta y en el actual contexto es vital la necesidad de desaprender y volver a aprender, y es ahí donde se necesita una mirada colectiva, diversa, plural porque lo que hoy creemos que una certeza puede venir alguien y decirte eso no juega más así. Necesitamos ese nexo continuo entre Universidad, sistema científico tecnológico y privados para construir de modo conjunto, e incluso los profesionales que ingresan a trabajar en nuestras empresas, que es cada vez más dinámica”, destacó.

Historia y actualidad: Video



 

Agenda