Innovación educativa

Enfoque por Competencias en Educación Superior: un nuevo paradigma

Martes 6 de agosto de 2019 / Actualizado hace 2 semanas, 4 días

Uriel Cukierman, director del Centro de Investigación e Innovación Educativa (CIIE), brindó un taller y una conferencia en la temática, enfocándose en los desafíos que enfrenta actualmente la Educación Superior.

El Mg. Uriel Cukierman estuvo en la Facultad de Ingeniería Química (FIQ) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) para brindar la conferencia “Enfoque por Competencias en Educación Superior”, dirigida a todo el cuerpo docente de la UNL y un taller específico en el que participaron directores de carrera y departamentos, e integrantes de Secretarías Académicas de FIQ-UNL, Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas, Facultad de Ciencias Agrarias, y de la Secretaría de Planeamiento Institucional y Académico de la UNL.

Cukierman es Ingeniero Electrónico egresado de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), Especialista en Sistemas de Información y Máster en Tecnologías de la Información por la Universidad Politécnica de Madrid. Además, es Profesor de Comunicaciones y Redes en la carrera de ISI en la FRBA de la UTN y Director del Centro de Investigación e Innovación Educativa (CIIE). 

Los principales ejes de las actividades llevadas adelante por Uriel Cukierman fueron: desafíos para la educación en la sociedad contemporánea, pasado, presente y futuro de la Educación en Ingeniería, la necesidad del cambio, la gestión del cambio y el por qué, el para qué y el cómo del Enfoque por Competencias (EC) en la Educación Superior.

Emiliano Bastia, secretario Académico de nuestra casa de estudios, comentó: “recientemente, el Ministerio de Educación de la Nación aprobó unos criterios generales para las acreditaciones de carreras de grado, de acuerdo a los lineamientos que trazó conjuntamente con el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN). Se propone que las nuevas acreditaciones de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU) para carreras de grado que forman parte del artículo 43 de la Ley de Educación Superior se basen en el modelo de Enfoque por Competencias en la Educación Superior. Esto conlleva a que debamos revisar la configuración de nuestro plan de estudios y las planificaciones de nuestras asignaturas para poder adecuarnos a los nuevos estándares de acreditación”.

Nuevo paradigma en educación superior

Durante su visita, Cukierman manifestó su visión sobre los desafíos de la Educación Superior, cuál es el eje de la formación académica y cuáles son los principales cambios que deben repensarse en el espacio de enseñanza-aprendizaje.

¿Qué desafíos presenta actualmente la Educación Superior?

En los últimos años, la sociedad cambió notablemente en cuanto a la situación tecnológica, económica, etc. pero la educación no siguió ese cambio. Fundamentalmente, el cambio más evidente y más palpable fueron los estudiantes que no son los mismos que éramos nosotros cuando estudiábamos, situación que nos obliga a replantear la forma en que llegamos a ellos. Aquí es donde llega el concepto de aprendizaje centrado en el estudiante. Pensar, no tanto en lo que nosotros queremos enseñar, sino en lo que queremos que aprendan. Si los alumnos son distintos, la forma en la cual podemos lograr que aprendan tiene que ser distinta. 

¿Cuáles son las principales diferencias que observa en los estudiantes de hoy? 
Considero que los cambios más importantes son los relacionados con las tecnologías y sus implicancias, y los vinculados con las diferencias en cuanto a cómo fuimos criados y cómo nos desempeñamos en el mundo. Actualmente, los jóvenes llevan la tecnología en el bolsillo, la usan para todo, y eso genera una serie de transformaciones importantes. Pero el cambio también es actitudinal. En mi generación, inclusive después, teníamos la costumbre de que los mayores definían las reglas y uno las tenía que obedecer. Hoy, por suerte, los jóvenes están más acostumbrados a decir “acá estoy yo y esto es lo que yo quiero” y a tratar de hacer valer sus derechos y sus ideas. 

En este contexto ¿cómo puede repensarse la educación?

Una clave es pensar la educación centrada en el alumno. Pensar la educación en base a qué queremos que los estudiantes aprendan y qué es lo que necesitan aprender. Si definimos los modelos educativos en base a cómo aprendimos nosotros, estamos equivocando el diagnóstico. Es necesario pensar en lo que hoy demandan los jóvenes, por su propia identidad, y en lo que demanda la sociedad. La sociedad actual se desenvuelve de otra manera y las organizaciones en las que luego trabajarán nuestros estudiantes se están adaptando a esos cambios, es así que se genera todo un círculo donde las transformaciones sociales producen transformaciones en las necesidades de las personas, en la industria y así sucesivamente. Los cambios van ocurriendo cada vez a mayor velocidad y la educación en general se caracteriza por ser muy resistente a los cambios. 

¿Por qué considerás que el sector académico es resistente a los cambios? 

Es difícil salir de la zona de confort. La zona de confort no necesariamente es el lugar en el que uno está cómodo, en el sentido de estar tranquilo, relajado, a gusto, sino que es el lugar en el que uno sabe cómo ocurren las cosas y está acostumbrado. Salir de allí genera tensión, ansiedad: ¿y ahora cómo hago? Y entonces, para no arriesgarme, sigo haciendo lo que sé. Esta es una característica humana, no sólo de los académicos. Pero el mundo académico tiene toda una serie de reglamentos, metodologías y normas que apuntan a tratar de mantener ese status quo. Entonces, cuando uno busca transformar, la primera reacción es la resistencia. Yo creo que la clave es la formación, la motivación y la concientización. No puedo dejar de mencionar que ayudaría el hecho de que existan mejores condiciones laborales para los docentes y mejores condiciones de estudio para los alumnos. Hace falta cambiar, por ejemplo, la estructura de los ambientes de aprendizaje. Estamos acostumbrados a bancos y sillas dispuestos hacia el frente, con profesores siempre adelante. Además, los estudiantes también están acostumbrados a sentarse y limitarse a escuchar lo que tiene para decir el profesor. Es necesario que los alumnos participen de otras maneras, que sean protagonistas de su propio aprendizaje

Cabe señalar que las actividades estuvieron organizadas por la FIQ-UNL y la Secretaría de Planeamiento Institucional y Académico de la UNL.

 

Agenda