Coronavirus

Estudiantes en situación de discapacidad y virtualidad

Martes 12 de mayo de 2020 / Actualizado hace 2 semanas, 4 días

Desde el equipo del Área de Inclusión y Calidad de Vida se llevaron adelante las medidas necesarias para dar continuidad a las clases de los estudiantes con discapacidad garantizando la accesibilidad académica y comunicacional en el ámbito de la UNL.

El escenario educativo por la pandemia de Coronavirus COVID-19 se vio totalmente modificado para dar inicio y continuidad al ciclo lectivo con el objetivo de garantizar una educación de calidad en un marco de seguridad, siguiendo recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. Esto provocó que las universidades debieran modificar rápidamente muchas de sus metodologías, entre ellas la implementación del trabajo remoto y el cursado en modalidad virtual, tal como lo viene realizando la Universidad Nacional del Litoral (UNL) desde el 1° de abril.

En este cambio de paradigma de enseñanza-aprendizaje, hay que tener en cuenta que dentro de la población estudiantil hay personas en situación de discapacidad, por lo que se presentaron nuevos desafíos. En este sentido, desde el equipo del Área de Inclusión y Calidad de Vida de la Secretaría de Bienestar, Salud y Calidad de Vida se llevaron adelante las medidas necesarias para dar continuidad a los estudiantes garantizando la accesibilidad académica y comunicacional en el ámbito de la UNL.

En un informe institucional elaborado por el equipo del Programa de Accesibilidad Académica del área mencionada, sobre el estado de situación del cursado virtual de estudiantes en situación de discapacidad en el contexto de cuarentena, explican que “se trabajó con los representantes de las distintas unidades académicas y con los docentes y tutores donde se encuentran inscriptos al cursado estudiantes en situación de discapacidad, y se les acercó un plan con orientaciones para la elaboración de materiales académicos accesibles”.

Ante este contexto, ¿cuáles fueron los desafíos y las acciones llevadas adelante por el equipo del Programa de Accesibilidad Académica?

De acuerdo a lo manifestado en el informe, la primera etapa tuvo que ver con la sistematización y trabajo colaborativo con representantes de cada unidad académica y con los gabinetes pedagógicos de las mismas. Se pusieron a disposición datos de la población de estudiantes en situación de discapacidad y los requerimientos de accesibilidad a fin de poder dar respuestas a los mismos. Luego, se coordinó con cada docente/tutor de las diferentes cátedras los modos y medios en los que se llevaría adelante la modalidad de cursado virtual. Asimismo, se acercó un documento con recomendación a tener en cuenta a la hora de elaborar o compartir material en formato accesible en las aulas virtuales. Este último punto permitió brindar herramientas sencillas al docente para que pueda realizar los ajustes necesarios al material que selecciona en su cátedra, como así también a los recursos que ponía a disposición de los estudiantes para llevar adelante una clase en vivo.

Fortalezas y debilidades

El equipo del Programa evaluó las fortalezas y las debilidades que identificaron durante el período de adaptación a la virtualidad, en este trabajo de llevar adelante acciones para garantizar la circulación de materiales en formatos accesibles.

Respecto de las fortalezas, en el documento se explica que “tienen que ver los factores que inciden en la enseñanza virtual, en un contexto de pandemia, sobre todo cuando la misma está pensada desde una perspectiva inclusiva y disponiendo todas las herramientas posibles para favorecer la autonomía de los estudiantes en situación de discapacidad”.

Entre ellas, se destacan:

+Accesibilidad de materiales de estudio con estudiantes hablantes de LSA (Lengua de Señas Argentina): en aquellos casos donde los docentes optaron por realizar una explicación o desarrollo de su clase con audio (Mp3), el equipo del área realizó el trabajo de transcripción del mismo, para aquellos estudiantes sordos. En los casos de clases en formatos de videos explicativos (que contenían imagen, audio y la imagen del docente), se realizó la interpretación en Lengua de Señas del material, incorporándose al video original. Y, en aquellos casos donde se optó por las clases en vivo (zoom u otra herramienta) se incluía el intérprete de Lengua de Señas, además de realizar la grabación de la clase como registro. En los tres casos, el material producido fue enviado a docentes para poder subirlo al aula virtual y/o enviado vía e-mail al estudiantes sordo para que pueda acceder a los contenidos de las clases.

+Accesibilidad de materiales desde la lectura sencilla: el equipo elaboró un documento con información precisa para brindarle a los docentes, en el caso de estudiantes con dislexia, para tener en cuenta formas de redacción, tipología, tamaño, entre otros.

+Accesibilidad de materiales digitalizados en formatos accesibles: la modalidad virtual favorece a la disponibilidad del material en formato digital, desde el aula virtual directamente. En el informe se destaca que esto favorece los tiempos que lleva un proceso de digitalización (la conversión de formato papel/digital a un documento accesible para ser utilizado por los lectores de pantalla). El material que en la actualidad se comparte, se encuentra mayormente en formato PDF editable por lo que resulta dentro de los parámetros de formatos accesible. Y con relación a las clases en vivo, una vez concluida la misma, se puede acceder por canal de Youtube en los tiempos que disponga el estudiante. Esta modalidad presenta la particularidad de tener mejor calidad de sonido, sin interrupciones, ni ruidos de ambientes, que se producen comúnmente en clases presenciales.

+En relación a la accesibilidad edilicia: en el documento se plantea que para los estudiantes con movilidad reducida, requerimientos de accesibilidad edilicia, la  modalidad virtual también resulta beneficiosa, porque evita el traslado a edificios poco accesibles para la transitabilidad.

Debilidades

Por otro lado, en cuanto a las debilidades identificadas, en el informe se aclara que “hacen referencia a aquellas barreras con relación a la disposición de materiales de estudio, como así también a la falta de recursos por parte de los estudiantes en situación de discapacidad y que impactan en el proceso educativo virtual”.

Entre ellas, se mencionan las siguientes:

+En relación al acceso a las plataformas virtuales: en los caso de aquellos estudiantes  que no eran usuarios de aulas o entornos virtuales fue complejo aún más el uso de las mismas sobre todo cuando no había disponibles tutoriales accesibles de uso, el no disponer de acceso libre a internet, fundamental para sostener esta modalidad. Para el ingreso y registro de la plataforma virtual de UNL, todos los estudiantes ciegos o de baja visión que se encuentran cursando solicitaron asesoramiento, las consultas frecuentes fueron debido a no poder acceder al entorno virtual para registrarse como usuario de manera independiente.

+En relación con la falta de recursos: la falta de disponibilidad de recursos tecnológicos (computadora, o dispositivo móvil actualizado) como así también no disponer de uso libre de internet, el consumo de datos de navegación excede las posibilidades, y esto repercute en la posibilidad de sostener un cursado desde la virtualidad, en muchos casos manifestando el abandono al cursado.

+Con relación a las disponibilidades de materiales accesibles: otro aspecto negativo que se indica en el documento, tiene que ver con los tiempos en los que se disponen los materiales en formatos accesibles. El trabajo remoto ocasiona que la coordinación con cada docente y los recursos que van a alojar al aula sean accesibles, muchas veces vayan a destiempo. La tarea de producir recursos académicos accesibles, aún hoy, es una tarea que no sólo la puede llevar adelante sólo el docente, es necesario que, en algunos casos, como la lengua de señas, sea interpretada, filmada y editada para elaborar un recurso pedagógico para que luego el docente pueda hacerlo circular. Del mismo modo, cuando decide realizar una clase en formato audio, luego es enviada para su transcripción (y esto implica otro tiempo) o la utilización de textos en formatos no compatibles con lectores de pantalla para estudiantes ciegos o de baja visión.  En cada uno de estos casos, desde el Área se asesora al docente para realizar los ajustes necesarios. Pero los tiempos en que acceden los estudiantes en situación de discapacidad a estos materiales, no son los mimos que cualquier estudiante que acceda rápidamente al aula. 

 

+ Info

Toda la información y los documentos oficiales de la UNL vinculados a esta problemática pueden encontrarse en la plataforma www.unl.edu.ar/coronavirus.

En este espacio virtual se puede acceder a las medidas de prevención y principales recomendaciones, así como también al protocolo de actuación, resoluciones oficiales, actas, noticias destacadas y otros documentos.

Descargar el informe:

 

 

Recursos

Agenda